Habitaciones infantiles que crecen con los niños

Habitaciones infantiles que crecen con los niños

Las habitaciones infantiles son el lugar más especial de la casa. Ponemos especial atención y mimo a la hora de planear su decoración, los muebles que elegiremos, los colores, la ropa de cama… Pensamos con cuidado hasta el último detalle.

Hay papás que tienen claro que el cuarto de los peques cambie en función de la edad. Por eso, cada cierto tiempo planean una decoración nueva y adaptada a cada fase. Pero, ¿y si prefieres las habitaciones infantiles evolutivas que van creciendo con el niño? Para conseguirlo sigue los consejos que te damos en nuestro post.

 

Paredes atemporales

Habitaciones infantiles que crecen con los niños Habitaciones infantiles que crecen con los niños Habitaciones infantiles que crecen con los niños

Las paredes son siempre el marco que sirve de referencia para la decoración del resto de la habitación. Hacer un cambio en el color o cambiar el papel de pared conlleva una pequeña obra que muchos prefieren ahorrarse. Supone demasiadas molestias e implica dejar inutilizado el cuarto durante días.

Si elegimos motivos demasiado infantiles para las paredes de la habitación del bebé, cuando crezca tendremos que cambiarlos y adaptarlos. Así, lo mejor es decantarse por paredes con motivos o colores atemporales para las habitaciones infantiles.

Esto no significa que sean aburridas o demasiado adultas. Existen muchas variedades de papel de pared con motivos alegres y vibrantes que siguen encajando cuando el niño tiene 10, 12 o incluso 14 años. También pueden crearse patrones divertidos, como paredes de dos tonos, que no se asocian a ninguna edad concreta.

 

Camas que crecen

Habitaciones infantiles que crecen con los niños Habitaciones infantiles que crecen con los niños Habitaciones infantiles que crecen con los niños

Una de las cuestiones que más preocupa cuando se quiere crear habitaciones infantiles evolutivas es, ¿qué pasa con la cama? El resto de piezas de mobiliario pueden ser las mismas desde que el niño tiene 6 meses hasta que tiene 12. La mesilla de noche, una mesa a medida, el armario, la cómoda, las estanterías, todas ellas pueden ser las mismas siempre. Lo cierto es que, si sabes cómo, la cama también lo será.

El secreto está en elegir una cama evolutiva que vaya creciendo con el niño. La longitud de la cama va variando a medida que los peques se van haciendo mayores, de manera que es perfecta como empiezan a dormir solos al dejar la cuna y lo sigue siendo hasta la adolescencia.

Si se tiene este objetivo en mente, la mejor idea es diseñar una cama a medida. En Woodies estamos especializados en hacer muebles de madera a medida y podemos aconsejarte para que el resultado sea exactamente el que necesitas.

 

Almacenamiento extra

Habitaciones infantiles que crecen con los niños  Habitaciones infantiles que crecen con los niños

A medida que se hacen mayores, los niños tienen cada vez más cosas. Por eso, a la hora de diseñar habitaciones infantiles evolutivas es primordial que se cuente con ese factor desde el principio. Incluye mobiliario de almacenaje suficiente para que guardar ropa, juguetes, material de manualidades, libros, etc.

Al principio este tipo de piezas te serán útiles para mantener guardadas pero a mano todas las cosas que necesitan los bebés. Después, poco a poco los peques irán reclamando ese espacio y lo usarán para ellos. Asegúrate de que estas soluciones de almacenaje tienen, por lo tanto, la altura adecuada para que los niños puedan acceder a ellas fácilmente durante todas las etapas.

 

El cambio radica en los detalles

Habitaciones infantiles que crecen con los niños Habitaciones infantiles que crecen con los niños Habitaciones infantiles que crecen con los niños

Si has seguido todos los consejos anteriores, te estarás preguntando en qué se diferencia entonces el cuarto de un bebé del de un niño de 11 años. La respuesta es muy sencilla: en los detalles. Siempre es conveniente en todo tipo de estancias, y especialmente en las habitaciones infantiles, que los elementos más grandes como paredes y muebles se elijan neutros o básicos, y se imprima personalidad en cortinas, cojines, alfombras, cuadros, etc.

De esta manera se puede lograr un resultado completamente diferente solo con cambiar unos pocos elementos clave. Al fin y el cabo, es mucho más sencillo elegir una nueva funda de edredón y unas láminas para enmarcar que todos los muebles y la disposición del cuarto.

En este sentido, opta por motivos adaptados a la fase en la que se encuentra el niño. Ten en cuenta que su personalidad irá madurando, por lo que no olvides incluirlo en las decisiones sobre estilo y colores. Así sentirá que su habitación es especial y seguramente se convierte en su lugar favorito.

 

 

 

 

Sin comentarios

Dejar un comentario

Your email address will not be published.