Barras de cocina flotantes

Barras de cocina flotantes

Las barras flotantes en las cocinas nos va a permitir aprovechar al máximo cualquier espacio. Podemos crear un espacio perfecto para nuestro desayuno o una mesa auxiliar para darle más funcionalidad a nuestra cocina.


Las soluciones de las cocinas actuales se basan en la funcionalidad y el aprovechamiento del espacio. Tanto si contamos con espacio como si no, las barras flotantes son una solución ideal para crear un comedor moderno y chic en nuestras cocinas.

La gran ventaja de una barra flotante realizada a medida es que vamos a poder colocarla en cualquier espacio y a cualquier altura, e incluso podremos aprovechar espacios como las esquinas.

Desde Woodies nos sumamos a las nuevas tendencias en la decoración de cocinas con las barras flotantes para la cocina realizadas en madera.

Barras flotantes de doble uso

Tenemos varias opciones a la hora de integrar una barra flotante en nuestra cocina según el espacio del que dispongamos y la función que queramos darle. Si tenemos una cocina estrecha, una barra flotante en la pared que esté libre nos va a permitir crear un rincón para el desayuno ideal y perfecto. Otra forma de introducir la barra flotante a la cocina es adherirla a la isla o a otros elementos de la cocina.

Una barra flotante adosada a la isla de la cocina puede combinarse con la misma para crear un bloque único, aunque no necesariamente a la misma altura.

La barra flotante también puede partir de las zonas de servicio de la cocina, es decir, las zonas de los fogones o el fregadero que nos den opción de colocarla. También pueden servir como separador de espacios de modo que, por ejemplo, separe la zona de la cocina del salón.

Barras flotantes como pequeños comedores

 

Son muchas las casas que no cuentan con un espacio para el comedor y este tiene que ser improvisado en el salón.
Podemos aprovechar el espacio y sobre todo ganar en comodidad al colocar un elemento que nos sirva de mesa en la cocina. La forma ideal para hacerlo es mediante una barra flotante, ya que esta podrá tener el ancho que necesitemos y colocarse en cualquier espacio disponible.

Lo más habitual es utilizar esta barra flotante para el momento del desayuno, ya que por las mañanas es cuando solemos tener más prisa. Instalando una barra flotante en nuestra cocina, ya no tendremos que tomarnos el café en la encimera. Eso no significa que no la podamos utilizar para el resto de las comidas, o para otras funciones como leer o tomarnos una copa de vino.

Además, una barra flotante también va a funcionar como un elemento decorativo en sí mismo, en el que podemos colocar detalles que hagan más bonita nuestra cocina. Para ello, con las barras hechas a medida, podemos elegir el acabado de la madera o el grosor del tablón según el estilo decorativo que queramos aportarle a nuestro espacio.

Las barras flotantes también pueden funcionar como mesas auxiliares, aportando un espacio extra donde colocar menaje o que nos sirva de apoyo a la hora de cocinar, de modo que siempre podemos tener a mano todo lo que necesitemos.

Según la altura a la que queramos colocar nuestra barra flotante para la cocina, vamos a poder utilizar sillas o taburetes. El abanico de estivos decorativos en sillas y taburetes es muy amplío y le añadirán mucha personalidad a nuestra cocina. Lo mismo ocurrirá con el tipo de iluminación que empleemos sobre nuestra barra.

Sin comentarios

Dejar un comentario

Your email address will not be published.